Si usas la bici a menudo, te conviene pillar un GPS

Que la bicicleta ha renacido no es algo que me esté inventando para empezar a hablar de los GPS para ciclismo, y es que seguramente tú mismo andas ya en bicicleta o has estado pensando mil excusas para comprarte una nueva bici y retomar tu relación con el deporte, ya sea por salud, para apuntalar esa operación bikini que has dejado de lado, por ecología o… ¡qué demonios, porque quieres volver a andar en bici.mio-cyclo-505-hc-2_0

Son muchos los ciclistas que han ido equipando sus máquinas con accesorios a medida que sus salidas en bicicleta se hacían menos esporádicas, pero si hay un gadget útil y al que todavía le queda camino para conquistar las bicicletas de los menos profesionales, éste es sin duda el navegador GPS para el ciclismo.

Y son varios los fabricantes que han puesto su punto de mira en este tipo de dispositivos, pues este mercado está muy poco explotado fuera del ciclismo profesional. Sin embargo, con el abaratamiento de costes que sufren todos los dispositivos una vez que llegan al mercado y se estandarizan, es lógico que cada vez aparezcan más GPS para bicicleta orientados a todo tipo de usuarios.

Hasta ahora, la mayoría de los que utilizan la bicicleta en el tiempo libre se han conformado con un cuentakilómetros más básico y tradicional, mucho más barato, pero limitado en funcionalidades. Todo depende de tus necesidades, y aunque todavía queda tiempo para que se estandarice el uso de un navegador GPS en nuestras bicicletas, este accesorio se convertirá en un compañero imprescindible una vez que empieces a salir con más frecuencia, a visitar rutas desconocidas o si quieres cuantificar de forma seria tu evolución sobre la bicicleta.GPS_Bici_Garmin_Edge_500_Rojo_Pack_l

 

¿Qué es un GPS para ciclismo?

Hoy en día todo el mundo sabe lo que es un GPS, y es que la navegación punto a punto a través del posicionamiento vía satélite es ya una tecnología asentada en el presente y no tanto del futuro. Ahora bien, no sólo para llevarte a un destino mientras viajas en coche sirven los navegadores GPS, y es que el potencial de un dispositivo que reciba tu posicionamiento continuo es enorme.

En el caso de los navegadores GPS para ciclismo, lo cierto es que su uso se basa en los ordenadores de ruta para nuestra bici, que no sólo sirven para mantenerte en el camino sino también para indicar datos totalmente fiables de la ruta y rendimiento en tiempo real, así como la posibilidad que ofrecen algunos modelos de guardar el progreso para visualizarlo en una aplicación, ya sea móvil o a través del ordenador.

 

Este tipo de dispositivos suelen sustituir en la bicicleta al cuentakilómetros tradicional, y a la hora de salir a hacer una ruta ciclista se convierten en un entrenador avanzado con guía en carretera. De hecho, y aunque su principal funcionalidad será la de cargar en casa una ruta y dejar que sea el propio dispositivo el que te guíe a través de carreteras convencionales o incluso en pistas de montaña, lo cierto es que sus posibilidades son mucho más avanzadas.

Edge Touring Plus, view, UNITED STATES

Algunos modelos disponen de pantallas a todo color donde podrás cargar mapas -tanto callejeros como topográficos- para visualizarlos sin necesidad de bajarte de la bici, y la mayoría permiten conectar también accesorios externos como monitores cardíacos o sensores de cadencia de pedaleo, buscando ofrecer datos lo más completos posible del rendimiento físico.

 

¿Qué puedo hacer con un GPS en la bicicleta?

Los navegadores GPS para ciclismo no son dispositivos baratos, aunque como ya he comentado su utilidad tampoco es básica. Muchos usuarios se sentirán abrumados por la cantidad de información que puede manejar un dispositivo de este tipo, pero lo cierto es que si eres ya un ciclista más avanzado no podrás vivir sin un navegador GPS en tu bicicleta.

Sus posibilidades giran en torno a la idea de un completo computador de ruta que ofrece datos sobre el entrenamiento: velocidad, kilometraje, ritmos, tiempos, aceleraciones, desnivel acumulado, temperatura, etc. A esto hay que añadir un chip GPS que te tendrá totalmente localizado y podrá orientarte en ruta.

Los modelos más avanzados cuentan con un hardware más potente, memoria interna y una pantalla, con lo que podrás guardar mapas y ver la ruta sobre ellos sin dejar de pedalear, aunque en este caso es posible que haya que pasar por caja para adquirir los mapas o para suscribirse a servicios conectados.

Por si esto fuera poco, podrás conectar monitores cardíacos y otros sensores para procesar más datos del entrenamiento, y es que estos dispositivos funcionan a modo de cuantificador avanzado, guardando tus datos en un fichero para que puedas revisar la ruta punto por punto desde aplicaciones que, una vez más, pueden ser de pago vía suscripción, o gratuitas.

 

Hay GPS de bici para todos los gustos

No me voy a parar en explicaciones porque sé que lo que la mayoría queréis son ejemplos prácticos para valorar si haceros con uno, así que he elegido tres GPS de ciclismo de la gama de Garmin, uno de los fabricantes con más experiencia en el sector y que cuenta con dispositivos orientados a todo tipo de usuarios.

 

El Garmin Edge 500 es un ordenador para bicicleta de corte básico, pero con un seguimiento de datos muy avanzado gracias a su GPS de alta precisión apoyado por un altímetro barométrico, y a un pack de sensores externos que podremos comprar por separado o conjuntamente con el dispositivo que incluyen un sensor de cadencia y un monitor cardíaco.

El Edge 500 es compatible con conectividad ANT+ y se fija a la potencia o al manillar de la bicicleta. Puede medir la distancia recorrida, la velocidad, el ritmo, la ubicación, las calorías consumidas y la altura con desnivel acumulado; y es capaz de guardar todos estos datos en su memoria para que podamos analizar nuestra ruta y nuestro rendimiento al volver a casa.

Eso sí, como no dispone de pantalla para ver los mapas, pero es una de las opciones que mejor ajustan funcionalidad y precio.

El segundo dispositivo que voy a reseñar es un poco más avanzado en la gama de Garmin, y es que este Edge Touring Plus está diseñado para funcionar como un GPS más clásico, con pantalla y mapas al igual que los que ya habrás utilizado en tus viajes en coche.

El Edge Touring Plus es capaz de orientarte en ruta para que nunca pierdas tu camino, pero si no sabes a donde ir también puede calcular hasta 3 opciones de ruta diferentes cuando introduzcas una distancia, programando incluso lugares de descanso. Además, podrás precargar rutas en él, e incluso descargarlas desde la red de Garmin Connect y Garmin Adventures, donde tú y otros usuarios podréis compartir datos de las salidas en bici que vayáis realizando.

Este dispositivo es también un completo ordenador de bicicleta con GPS de alta precisión y altímetro barométrico, así que podrás disponer de todos los datos en tiempo real durante la ruta y al llegar a casa en un fichero guardado en la memoria del Edge Touring Plus.

Es compatible con conectividad ANT+, resiste el agua y cuenta con una pantalla táctil donde podrás manejar una interfaz de usuario muy simple y personalizable, con mapas gratuitos de Open Street Map. Su autonomía alcanza hasta unas 15 horas. Está disponible en tu tiendas especializadas de ciclismo.

Con el Garmin Edge 1000 he querido buscar un dispositivo de lo más avanzado de la clase para ilustrar hasta dónde puede llegar un GPS para ciclismo. Este Edge 1000 cuenta con una pantalla de 3 pulgadas orientable en vertical u horizontal, táctil y sensible incluso con guantes, para que puedas utilizarlo tanto en la bici como en paseos, excursiones y otro tipo de deportes al aire libre.Polar-V650-Cycling-GPS-Computer-with-HRM-GPS-Cycle-Computers-Black-AW14-90050536-4

Su anclaje es de fácil colocación, es compacto y resistente, cuenta con conectividad Bluetooth y WiFi además de ANT+, y su receptor GPS+GLONASS es de alta precisión con altímetro barométrico incorporado. Además, podrás conectarle un sensor de potencia para medir los vatios que desarrollas al pedalear, e incluso es compatible con la tecnología de cambio electrónico de Shimano, mostrando en pantalla la marcha actual.

Cuenta con mapas base de Garmin Cycle Map cargados en la memoria, pero permite añadir cartografía topográfica de forma sencilla en su memoria micro SD, lo que hará que disfrutes de salir a la montaña sin miedo a perderte. Incluye también la función de rutas de ida y vuelta calculadas al introducir una distancia, podrás crearlas directamente en el mapa y también añadir puntos de interés o segmentos descargados de Garmin Connect.

Es un ciclocomputador inteligente que puede sincronizarse con tu Smartphone y la aplicación Garmin Connect Mobile, lo que ofrecerá más funciones conectadas como rastreo a tiempo real, alertas de llamada, mensajes de texto, envío y descarga directa de rutas, etc. Evidentemente es también un cuantificador de datos donde ver y guardar todas tus estadísticas, y por si fuera poco, el propio Edge 1000 te guiará de vuelta a casa si quieres abandonar una ruta antes de tiempo. No es barato, pero si aún quieres un GPS de lo más profesional para tus salidas, lo encontrarás en tiendas especializadas de deporte al aire libre y de ciclismo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *